La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

TORRELODONES: Centro de acogida animal. Paseo Joaquín Ruiz Gimenez 30. TF 666493842 centrodeacogidaanimal@ayto-torrelodones.org

Collado villalba, Brunete, Boadilla, Villanueva del Pardillo, Pozuelo

CTRA. BRUNETE-BOADILLA DEL MONTE , CTRA.M-513

 Tf  918 159 294  aratadopciones@gmail.com

 

SÍGUENOS EN FACEBOOK

https://www.facebook.com/centroacogidaanimal/

 

https://www.facebook.com/adoptamascota.sanidadcolladovillalba.7

NECESITAN ADOPCIÓN URGENTE!

¿POR QUÉ LOS AYUNTAMIENTOS TIENEN QUE PONER EN MARCHA EL CES?

“Los gatos no son un problema sino un elemento de nuestras ciudades”, afirmó Ana Pérez Fuertes, concejala del Ayuntamiento de Madrid, ciudad que al fin arrancó hace seis meses su programa de esterilización y gestión ética de colonias felinas. Hoy la capital cuenta con un centro de adopción en el Parque de El Retiro y un futuro centro de esterilización municipal sólo para los gatos callejeros, con apertura prevista en 2017. El CES o esterilización de gatos en la calle es además una exigencia ineludible para cumplir las leyes de sacrificio cero de animales.

Matar a los gatos de la calle, además de ser una práctica ilegal en cada vez más ciudades y comunidades, no sirve para erradicar el problema de la superpoblación felina. “La eutanasia nunca puede ser un método de control de gatos callejeros”, dijo Eckman. Es más: cuando los gatos se van de un lugar se produce lo que los ecólogos llaman un nicho vacío. “Si los gatos desaparecen se hace el efecto vacío, y el espacio vuelve a repoblarse de gatos al poco tiempo: esterilizar es el único método de controlar la superpoblación felina y hacerlo además de forma ética”, añade Moreno, que vive con Daryl, una gata ciega que ella misma rescató durante una inundación, y una cuyo ayuntamiento tiene censados 6.000 gatos callejeros que hasta cuentan con un policía municipal dedicado a su protección.

Y cuando las leyes no llegan a tiempo, hay políticos que marcan el paso, empujados por los ciudadanos. “No es necesario que una ley te obligue para ayudar a los animales de la calle y hacer lo que sabes que tienes que hacer”, dijo Ció Lerma. Sant Boi paga “la alimentación de los felinos callejeros, las esterilizaciones, los gastos veterinarios y un automóvil municipal para el uso de los voluntarios”. La noticia hizo al auditorio reunido en Barcelona romper en aplausos.

“Los políticos tenemos obligaciones y hay que cumplirlas. Mucha gente entrega dinero y muchas horas de sus vidas a la protección de los gatos de la calle, un trabajo necesario al que los ayuntamientos tenemos que ayudar”, añadió Lerma.

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?